!css

PERCO

El PERCO es una solución para beneficiarse de unos ingresos complementarios durante la jubilación, con la ayuda —en su caso— de su empleador y un marco fiscal ventajoso.

El PERCO abarca los importes procedentes de la participación, los incentivos, las posibles aportaciones de la empresa o los pagos voluntarios de los empleados. También puede incluir la transferencia de los importes mantenidos en el PEE, los derechos inscritos en una Cuenta de Ahorro Temporal (CET) con un límite de 10 días al año y, en su defecto, los días de vacaciones no disfrutados (máximo 5 días al año).

Puede beneficiarse de un PERCO si su empresa ha establecido esta fórmula de ahorro tras un acuerdo colectivo, un acuerdo de empresa o por decisión unilateral del empleador. Podrá exigirse una antigüedad mínima, pero ésta no deberá superar los 3 meses.

Sólo las empresas que ya hayan establecido un Plan de Ahorro de Empresa (PEE) pueden decidir —en el marco de un acuerdo colectivo— ofrecer un PERCO a sus empleados. El PERCO, una vez establecido, puede dirigirse a directivos y cargos similares, a los cónyuges de los empleados o asociados, siempre que la empresa cuente habitualmente con entre 1 empleado (además del directivo) y 250 empleados.

Salvo en caso de los desbloqueos anticipados específicos del PERCO, los importes invertidos se bloquean hasta la jubilación del empleado en dicho instrumento.

Llegado el momento de su jubilación, podrá recuperar su ahorro a modo de:

  • capital exento del impuesto sobre la renta;
  • renta vitalicia parcialmente imponible en función de su edad de jubilación;
  • las dos anteriores de manera simultánea